martes, 26 de junio de 2007

El Juicio Inicial

Querido Dios:

De acuerdo, sé que no es normal que te escriba y también sé que estás acostumbrado a que me comunique contigo rezando, pero tienes que entender Dios mío, que esta vez es distinto porque necesito que me respondas y estoy hablando muy en serio: nada de silencios administrativos. Las cuentas del Vaticano no van tan bien como antes, ya sabes, hemos perdido el monopolio de la culpa porque has dejado que surjan nuevas religiones con las cuales tenemos que compartir los fieles y también el pastel de las contribuciones. Y bueno, quiero decirte que nuestros abogados han tenido una magnífica idea que nos sacará del agujero, pero sólo si contamos contigo...
Te cuento: un grupo de los mejores teólogos han reunido pruebas suficientes para demostrar que nosotros, gracias a la herencia de nuestros padres Adan y Eva, somos dueños universales de la manzana, esa fruta que en latín se llama pomum y en inglés se denomina apple. Y por supuesto, la idea es demandar y llevar a juicio a un grupo de rock satánico llamado The Beatles y a un tal Steve Jobs, el dueño de las computadoras Apple. Si ganamos el juicio Dios mío, tendremos suficiente dinero para no preocuparnos de los bienes terrenales durante un buen tiempo. Y luego, emprenderemos demandas para exigir derechos de autor por el uso de todas las cosas del universo que tú has creado y que, como bien sabes, nosotros debemos administrar y proteguer como representantes tuyos en la tierra.
Sin embargo, antes debemos ser humildes y ocuparnos de la discordiae pomum, o sea, primero ganar el juicio a Apple y luego seguir con el resto. Y para conseguirlo, te imaginarás, no podemos citar ni a Adán, ni a Eva y mucho menos al diablo. Así que Dios, tendrás que venir en persona como testigo en el juicio.
Recomendaciones: por favor no te aparezcas en forma de luz cegadora o de zarza en llamas. Nuestros asesores de imagen recomiendan túnica sport y una gorra de capitán de barco.

No nos abandones, mira que es importante...

Tu amigo

Benedicto

3 comentarios:

Anónimo dijo...

hehehe
Porfavor avisenos cuando baje para que escondamos las virgenes. si con un hijo suyo tenemos 2000 años de líos, imaginate con unos cuantos más.
venderle a José la moto que Virgen María se quedó emmbarazada por obra del Espíritu Santo, eso si que fue la (mani)Obra de Díos, suena mejor en latin: Opus Deí
Boris

Jorge dijo...

En una cosa coincidimos, Juan, los apple son divinos... ¿Te has hecho ya con uno o este relato es fruto de tus pulsiones más ocultas?

Abrazo.

Juan Ignacio dijo...

Las pulsiones Jorge... Oh, las malditas pulsiones!