martes, 2 de octubre de 2007

3 suecas y un encargo para Hugo


Sara, una amiga sueca, me envió esta foto que encontró en algún lugar de Myspace. En la foto aparecen, innegablemente, tres rubias suecas de visita en Barcelona, de las cuales una es amiga de Sara. Lo loco es que detrás de las suecas estamos Marie y yo comiendo, y la verdad es que ninguno de los dos recordamos ese momento. Bueno, Marie dice que sí, pero tampoco lo tiene muy claro, y lo que sí parece obvio es que nosotros teníamos más frío que las suecas y que algo estaba pasando en el cielo y Marie y yo no nos enteramos.
Desde que llegué a Barcelona me he dedicado a atravesarme en las fotos de los turistas japoneses. Me pongo detrás de un grupo o de una pareja, o meto la cabeza justo antes del flash y sigo caminando. Es como un deporte y créanme, lo he hecho con cierta constancia, por lo que pienso que quizás hay unas cien fotos mías en Japón. Me divierte imaginar, por ejemplo, al señor Natsuhara mostrando fotos a su familia y amigos mientras alguien le pregunta extrañado:
- ¿Y quién es este caballero occidental con cara de imbécil que salta junto a la delicada señora Natsuhara?

A veces pensamos que sólo hacemos las cosas para reírnos un rato. Y lo cierto es que sólo ahora me doy cuenta de que siempre he querido ir a Japón y ante la imposibilidad de hacerlo, inconscientemente he estado enviando imágenes mías a ese país. Y en Japón ahora vive mi amigo Hugo, que comparte conmigo la afición al Capitán Centella, la etnografía urbana y los chistes malos.

Hugo, si algún día me ves en una foto en Tokio o en Osaka, por favor no reveles mi identidad. Si dejamos a la vida mover las cuerdas y hacer su trabajo, supongo que cuando menos lo espere empezarán a salir en mis fotos algunos japoneses que secretamente quieren ir a Venezuela.

Es ridículo, lo sé. Pero así de estúpida es la vida.

Y lo siento Hugo, pero no tengo el teléfono ni el e-mail de las 3 suecas.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Tu no me vas a creer mi pana que de cada tres japonesas que conozco, una me sale con que le encanta Barcelona. Ahora lo que tengo que hacer es empezar a pedirles que me muestren las fotos. Si en alguna me encuentro al pana Juan, primero, me raspo el coco y me meto a monje budista, segundo, me cago de la risa y tercero, me escapo del monasterio budista.
Otra cosa que se me ocurre es pedirle toda japonesa que me diga que va pronto a Japón que esté mosca, que si ve a un tipo con cara de loco que se le atraviesa en la foto le grite ¡Juan san. Gambate Kudasai!
Seguro pasa. El mundo es una caraotica… etc…
Abrazos,

Hugo

PS: ¡Pana! ¡El teléfono de las suecas!

Juan Ignacio dijo...

Trataré de gestionar lo del teléfono, pero no prometo nada. Piensa que por algo los españoles no dicen que alguien "se hace el loco", sino que más dicen que alguien "se hace el sueco". Al parecer la expresión viene de las primeras olas de turistas a las costas españolas, por allá a principios de los 60`s. Los suecos hacían lo que les daba la gana y si los españoles reclamaban, pues se hacían los suecos, o sea, como si no entendieran.
Yo sé que tu quisieras que una de estas suecas te haga lo que le de la gana, pero hay que aceptar la dura realidad: las suecas, por lo general, se hacen las suecas.
(Sara o Emilie, si leen esto, nada personal ¿eh?)

Abrazote

Juan

Anónimo dijo...

Por cierto juancito que la industria porno sueca de los 70 fue muy importante y de grata reccordación para muchos venezolanos. Digo lo que me contaban mis tios porque yo, por supuesto, nunca he visto una porno en mi vida. Además en los 70 yo, como tu, estaba pegado viendo el Capitán Centella.

Hugo

Jorge dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Debo agregar que el comentatio de Jorge será primario, pero no es menos cierto. Mi fantasía siempre han sido 3 suecas... o cuatro chinas... o una española y dos japonesas... o cualquiera de las combinaciones anteriores.

Hugo

Juan Ignacio dijo...

Si, como todo el mundo he tenido esas fantasías con 8 chinas que encima son multiorgásmicas.
Y claro que entre 500.000 millones de chinas, es posible que alguna tenga la fantasía de pasarlo bien con dos venezolanos y un gallego a la vez.

Hugo, Jorge, entren en los chat chinos y busquen, busquen mis panas...