jueves, 15 de noviembre de 2007

¿Por qué no te callas? O lo que es lo mismo: dos reyes haciendo negocios...


Con tanto trabajo hace un montón que no he podido escribir en el blog. Entretanto, han ocurrido un montón de cosas y creo que es inevitable que me detenga a comentar el encontronazo entre Juan Carlos I, rey de España, y Hugo I, rey de Venezuela, en la Cumbre Iberoamericana en Santiago de Chile. Y la verdad es que ya tanto se ha dicho y se dirá al respecto que aquí, humildemente, sólo voy a referirme al inmenso favor que Juan Carlos le ha hecho a Hugo, es decir, voy a celebrar lo obvio, porque si alguien quiere ayudar a que Hugo termine de perfilar su reino lo primero que tiene que hacer es tener una bronca con él.

El mismo día que Juan Carlos I dijo la frase más importante de su vida como “estadista” internacional, Hugo I se quedó lelo y lo único que hizo fue regalar a los periodistas con algunas respuestas tan políticamente correctas que, el domingo por la noche, ya me hicieron sospechar lo que se avecinaba.

Vamos, que los asesores de Hugo I tardaron dos días en desempolvar sus libros de historia y comprender que ésta era la oportunidad perfecta para volver al siglo XIX (el único siglo que parece haber existido en Venezuela), y que Hugo I es Simón Bolívar luchando contra el colonialismo (¡pobre Bolívar!) y Juan Carlos I es Fernando VII (¿habrá diferencia entre los dos?) y entonces estamos ante una nueva guerra de independencia que casualmente coincide con época de elecciones monárquicas, porque no olvidemos que el 2 de diciembre es el referéndum en Venezuela y después de eso Hugo I gobernará para siempre jamás. Y no olvidemos que en España también habrá elecciones presidenciales y que Zapatero, gracias a Juan Carlos I, se anotó un gol en Chile, y que sacarle partido a este “conflicto” no viene mal, sobre todo, si son los imbéciles de la derecha española (¿por qué no te callas Acebes?) quienes le juegan el juego a Hugo I a la vez que dejan a Zapatero seguir “narrando” el partido desde las tribunas.

Lo sorprendente es que Hugo I dice ahora que no escuchó lo que le dijo Juan Carlos I, y menos mal que fue así porque si no “lo deja sentado en su sitio”. Hubiera sido precioso que Hugo I le pegara a Juan Carlos I. ¿Qué digo? Hubiese sido genial. Hubiera sido un verdadero momento televisivo, como El Puma el día que no le querían dar la Gaviota de Plata en el Festival de Viña del Mar. Pero bueno, sabemos por su currículo que Hugo I es un miedoso y que jamás se hubiera atrevido, y también sabemos que ahora es muy fácil decir “te perdoné la vida papito mi rey” con el Océano Atlántico de por medio.

Y al final, a mí me da igual que Hugo I ahora se las de del brabucón y joda a los empresarios españoles, porque cualquier latinoamericano conciente sabe que las empresas españolas nos han jodido hasta el cansancio. Y además, ¿con qué los van a joder? Ya han ganado millones y se han llevado lo que han querido. No nos mintamos: en este lío todos sus protagonistas saldrán ganando. Como siempre. Vamos, que para eso hay petróleo, dólares y barriles de whisky.

Y bueno, yo no dejaré de soñar con que esto terminase en un verdadero duelo de honor. Quiero decir, con un encuentro que reeditara el
Rumble in the Jungle de Mohamed Ali y George Foreman en Zaire, donde corriera la sangre y la emoción. ¿Se imaginan? Dos reyes se enfrentan en el combate del Siglo... ¿Quién callará a quién? Y la pelea podría hacerse en Nueva Zelanda, no sé, porque a ver si allí ocurre algo que no sea El Señor de los Anillos. ¿Y se imaginan a Juan Carlos y a Hugo vestidos de boxeadores?...

No. Mejor no soñar. Lastimosamente la política internacional no es tan divertida.

3 comentarios:

Omar Sanz dijo...

excelente ojo crítico, Juanito.

como se pongan los guantes estos dos, se vacían las salas de cine..!

besos, hermano!

Omar

Anónimo dijo...

De acuerdo en todo Juancito. El Rey cayó en la trampa de Chávez que ya los venezolanos conocemos desde hace 9 años. De todas maneras, tampoco le salió la cosa tan bien a Chávez. Si durante dos días logró que se apartaran los ojos del mundo hispano del peo de la reforma en Venezuela. Ahora han vuelto con más ganas. Su coronación peligra, y si no obtiene un exito absoluto y contundente en el referendum, pues tendrá muchos problemas. Y el mal humor del Rey habrá jugado una partecita en su derrota.

Abrazos pana,

Hugo

Juan Ignacio dijo...

Coño, pues tienes razón Huguito... Lo que no deja de preocuparme, sin embargo, es que sabemos que a Chávez le va a dar igual no tener una victoria contundente en el referendum. Es más, me atrevo a decir que está seguro de que si gana será por los pelos o por razones oscuras de esas que ocurren en nuestro país y de las que después no podemos hablar, porque nunca hay pruebas, pero sí mucha rabia. Tendrá problemas, sí. Con Baduel, Tascón y otros esbirros que se le han o los han "volteao". Pero tendrá todo todo el poder, mucho más de lo que tiene ahora. Y no sé Huguito, creo que si gana, ya todo le sabrá a mierda.
Yo voy a votar aquí, porque no creo que se llegue a suspender el referendum. ¿Tú puedes votar por allá?
Abrazote
Juan