viernes, 6 de junio de 2008

Ayúdenme por favor: ¿cómo se quita el himno del Real Madrid?

No sólo Caramelo y Pillo, sino muchas otras personas me han contado que al entrar a este blog se escucha el himno del Real Madrid y que se abre una pop-up donde ofrecen dicho himno para bajárselo al teléfono o algo así... Pues será porque tengo un Mac, pero nunca he visto esa ventana ni escuchado ese himno. No tengo ni idea cómo ha podido meterse esa maldita publicidad en este blog. Y por supuesto, el hecho de que sea el himno del Real Madrid no deja de tener cierto tufillo irónico...

¿Será un castigo porque alguna vez he salido a celebrar por el Barça? Coño, ¿por qué no el himno del Mallorca o del Atletic de Bilbao? ¿Qué es esta mierda? Un robot, un virus o qué carajo... No entiendo nada, pero que quede claro: toda mi vida he apoyado a equipos perdedores. ¿Y por qué? Porque los ganadores y sus seguidores fanáticos siempre me han parecido insoportables, y entre ellos, los del Real Madrid los más arrogantes de todos. Para mí el poco atractivo del Barça consiste justamente en su cualidad de cenicienta, segundón que quiere ser el primero, y no en el cretinismo de sentirse siempre el primero que extrañamente queda de segundo, como suelen pensar las personas del Madrid con quienes he hablado. Si un día van al Camp Nou descubrirán que la sensación de perder es una realidad que siempre flota en el ambiente y que por tanto, hace que el triunfo valga el doble o que la pérdida se viva como algo normal, aunque algunos se quejen a gritos, pues no cometeré la estupidez de afirmar que no existen fanáticos "culés" igual de insoportables que los "merengues". Por favor, que yo no sé nada de fútbol, simplemente lo veo como un juego y en Europa, además, lo veo como una experiencia antropológica en una sociedad cuyos únicos héroes son los machotes futbolistas que cobran millones de euros, visten a la útima moda, dicen estupideces en las ruedas de prensa, se follan a modelos despampanantes y saben actuar cuando les hacen una falta, porque lo de meter goles, vamos, siempre puede ser una cuestión accesoria.

Pero no nos desviemos y dejemos de descargar la mala leche sobre los "pobres" futbolistas, porque al final, lo que importa es que sigo con el Himno del Real Madrid "pegado" al blog. He de confesarles que todos los himnos, sean de lo que sean, me dan un asco terrible justamente por el arrebato que despiertan en aquellos que lo entonan. Sin embargo, también pueden resultar útiles, y les confieso que un par de veces utilicé el himno del Barça en beneficio propio: hace unos 4 años trabajaba como monitor de campamento de verano (Casal d'estiu) en L`Hospitalet de Llobregat, organizando actividades a niños de 5 años. Un día estaba muy cansado y realmente necesitaba tomarme un café y fumarme un cigarrillo, así que tuve una genial idea:

- A ver, niños y niñas, resulta que Juan tiene que ir a hacer algo urgente y los va dejar solos por un rato. Mientras me esperan, como ya son grandes y pueden hacer cosas solos, todos juntos van a hacer un juego buenísimo... ¡Van a cantar el Himno del Barça 15 veces seguidas sin parar!

Todos los niños aplaudieron y gritaron: ¡Sííííí!

Entonces me fui a beber una tazota de café y a fumarme un par de cigarrillos con unas monitoras mientras escuchaba, a lo lejos y en repetición:

Blau Grana al vent
un crit valent

tenim un nom
el sap tothom
Barça! Barça! Baaaarça!


Y al volver estaban todos muy emocionados y Jordi, un niño encantador, se me acercó y dijo:

- Juan, Juan... Yo soy del Espanyol. ¿Podemos cantar ahora el himno del Espanyol?

El Espanyol es el otro gran equipo de Catalunya, enemigo acérrimo del Barça.

- Muy bien, Jordi. A ver, ¿quién se sabe el himno del Espanyol?

Todos me vieron con cara de estar hablando en chino. Incluso, algunos hicieron una mueca de terror como si fueran a empezar a llorar. Rápidamente, comprendí...

- Jordi, lo siento. Pero como dijo Borges: "la democracia es un abuso de la estadística", y el Planeta Tierra no está listo para los seguidores del Espanyol. Otro día y en otra dimensión, quizás, será posible... Y a ver niños y niñas, ¿quién quiere jugar al pilla-pilla?

- ¡Yoooooo!

Sí, eran días felices y con un sueldo de mierda que jamás olvidaré. Y me doy cuenta que Internet debe funcionar con la misma democracia y por eso aquí suena el Himno del Real Madrid y no el del Mallorca o el del Atletic de Bilbao. No puedo hacer nada, aparte de echar un ojo en Internet con esto de los himnos y encontrarme que en Colombia, por Bucaramanga, hay un municipio llamado Floridablanca, que como la mayoría de los municipios en Latinoamerica, tiene su escudo, su ave y su árbol simbólicos, y claro, no podía faltar, su himno. Si algún florideño entra por casualidad a este blog, y si además resulta que es ingeniero en computadoras o sabe mucho de informática y lo que le gusta es el water-polo y odia el fútbol, por favor... ¡Explíqueme cómo hago para quitar el Himno del Real Madrid!

¡Gracias!



2 comentarios:

El Menta dijo...

Hola,
A mí me sale, a veces, la publicidad de apple. Otras la conocida ventana de "congratulations"; que soy el usuario nosequecuántos y que me gané nosequé.

Por cierto, yo he estado en esa floridablanca. Si quieres te paso las fotos.

Un abrazo

el.menta

Juan Ignacio dijo...

¡Qué hubo Menta!

Pues mira, otra casualidad como la del centro Mega-Mental. Ahora lo que falta es que me mandes las fotos y en alguna aparezca Hugo, disfrazado de florideño, mientras se dedica a la etnografía urbana.

Sí quieres monta las fotos en tu blog, o si por favor mándamelas al e-mail del blog que está en mi perfil...


¡Gracias Menta y un gran abrazo!