sábado, 14 de junio de 2008

It`s alive! It`s alive!

Me mudé hace un mes y ahora fue que pude ir a buscar mi bicicleta. La tuve que dejar en la amarrada en la otra casa, sí, porque aunque parezca increíble, el casero es un tipo de puta madre y los dos porteros son de putísima madre y me dijeron que claro que sí, que fuera a buscar la bici cuando quisiera (a pesar de su inverosimilitud, la bondad existe todavía y habita en personas como éstas. Yo soy testigo. Amen). Así que como mi mano está bastante mejor y ya puedo, más o menos, apretar el freno, volví a mi antiguo edificio a rescatar a la bici: le inflé las ruedas, le puse aceite, le limpié el asiento, comprobé de nuevo que casi no tengo frenos y me dirigí a la salida donde me encontré con Marga, la portera.

Marga me saludó, me preguntó por la mano y se la mostré y le dije que estaba mejor y luego agregué que el lunes vuelvo al trabajo.

- ¡Qué bueno Juan! Porque dicen que ahora viene una crisis económica...

- Bueno, lo normal. Ya era raro vivir sin una crisis. ¿No?

- Y además, dicen que esta crisis es producida por los que controlan el mundo. Porque los que controlan el mundo no son los políticos, no, al parecer son unas familias que en secreto... Porque no se sabe quiénes son pero se sabe que son unas familias que son las dueñas de todo y entonces, controlan todo: a la economía, a los políticos, a la guerra, a la comida, a las enfermedades, a la cantidad de gente que se muere... Imagínate: todo y todos estamos bajo su control... Pero parece que hay sospechas sobre quiénes son esas familias...

- Marga, ¿de verdad están diciendo eso? ¿Dónde?

- Pues una se va enterando por aquí y por allá, tú sabes... Y oye, ¿tú qué estás leyendo ahora?

- Como vuelvo pal trabajo pensé que necesitaba risa, amor y cinismo, así que ando leyendo novelas de Raymond Chandler.

- Pero muchacho, si quieres cinismo ponte a leer el periódico.

- Y la risa y el amor, ¿qué?

- Oye, lo importante es que tu mano está mejor.

Marga se me acercó muy seria. Con sus manos cogió la mía y se le quedó viendo.

- Pero si ya parece tu mano. ¿Verdad que sí?

Y volví a ver mi mano y por un momento, la recocí: ¡pero si es mi mano derecha! Ya no parece una mano de cambures, ni siquiera un montón de butifarras amarradas e incluso, ya no parece una mano inmensa de mono porque hasta se le está cayendo el pelo y ahora me suda menos y da menos asco y parece... Humana... ¡Parece una recién nacida y es mi mano! ¡Está viva! ¡Se mueve, sólo un poco, pero se mueve!

Con cara de sorprendido levanté los ojos y al encontrarme con el rostro sonriente de Marga empecé a reír como un loco. Marga también empezó a reír y entonces estuvimos riendo juntos durante un rato muy largo y absurdamente feliz, como si estuviéramos interpretando el final de un capítulo de los Superamigos.

Después nos abrazamos, subí a la bici y me fui.

Minutos después casi me mato cuando iba por Passeig Sant Joan. Se me olvidó y me pasó como a los especuladores inmobiliarios: no se puede andar sin frenos por esta vida. Por eso terminé de volver a casa caminando y empujando la bici.

Al llegar metí la mano en el bolsillo y saqué las llaves de casa. Me di cuenta de que era la primera vez en cuatro meses que lograba meter mi mano derecha en el bolsillo del pantalón.

Y el viento sopló en mi cara y repentinamente me sentí libre.


10 comentarios:

José M. dijo...

Tan mal estaba la mano?

Voy a tener una niña. otra. Clarisa Ignacia, parece.

Tenía tiempo que no oía de ítalo calvino. Mejórate pronto, pues.

Jose.
Por cierto, escribir con la mano izquierda tiene sus inconvenientes ortográficos, no?

Hablando de Calvino, te mando este poema de Pavese. Mira, es que ya te toca.

CESARE PAVESE

Trabajar Cansa (Lavorare Stanca)


Atravesar una calle para escapar de casa
lo hace sólo un muchacho, pero este hombre que anda
todo el día las calles, ya no es un muchacho
y no huye de casa.
Hay en el verano
tardes en que las plazas se quedan vacías, tendidas
bajo el sol que ya empieza a ponerse, y este hombre que llega
por una avenida de inútiles plantas, se detiene.
¿Vale la pena estar sólo para quedarse siempre sólo?
Callejear únicamente, las plazas y las calles
están vacías. Es preciso detener a una mujer
y hablarle y decidirle a que viva con uno.
Si no, uno habla sólo. Por eso algunas veces
el borracho nocturno comienza a parlotear
y explica los proyectos de toda su vida.

No es cierto que esperando en la plaza desierta
te encuentres con alguno, pero el que anda las calles
a ratos se detiene. Pero si fueran dos,
aun andando las calles, la casa ya estaría
donde aquella mujer, y valdría la pena.
Por la noche la plaza vuelve a quedar desierta
y este hombre que la cruza no ve los edificios
tras las luces inútiles, pues ya no alza los ojos:
sólo ve el empedrado, que hicieron otros hombres
de endurecidas manos, como los están las suyas.
No es correcto quedarse en la plaza desierta.
Seguro que está en la calle aquella mujer
que, al pedírselo, quiera ayudar en la casa.

(ojalá y yo hablara italiano!)

Un abrazo,

Jose

Juan Ignacio dijo...

Jose M:

Lo de Clarisa no sé, y lo de Ignacia sabes que siempre me ha encantado. En todo caso, esplícale primero a la niña que tu alter-ego Jose M(aría Pemán) siempre le va estar corrigiendo la ortografía hasta en el epitafio.
Y sí, tengo rato con Calvino en la cabeza y extrañamente, también al suicidado Pavese. ¿Sabías que toda su vida hizo todo lo posible para no trabajar?...¡Igualito a ti!

¡Y felicitaciones Jose! Lo bueno de tener otra niña es que no será calva como tú!

Y lo de la mano, la verdad es que fue muy jodido, al punto que casi se hace crónico (paralisis de 3 dedos) si no me hubiese puesto las pilas...

Abrazote!!

Juan

Pablo dijo...

Joder, Juancito, imaginate cuando llegues, además de meter la mano, a poder rascarte un huevo.

Si en el fondo la felicidad es meterse la mano en el bolsillo....

Un abrazo grande, loco.

Jose dijo...

estás usando la mano con pilas?

no entendí que tenía que ver aria pemán (¿?) con "inmoviliario"

Sabes por que los rumanos perdieron la eurocopa? Porque hacían falta con la nacionalidad ...

Calva no, a lo mejor calvina ...

Y cuando vienes por caracas?

Jose dijo...

mira, tu tienes mi libro del mulo de darcy ribeiro? Que sergio me lo recordó y ahora no me lo puedo sacar de la cabeza ... Era un libro grueso, de Alfaguara, de la colección de cartón morado.

Y ojalá que no me toque corregirle el epitafio a Clarisa Ignacia, ojalá y sea al revés. Por cierto hablando de estás cosas, un hijo de rodrigo anzola se cayó por una ventana y se mató la semana pasada. Tu sabes algo de patricia?

Juan Ignacio dijo...

Pablo:

La felicidad tiene muchas e insospechadas maneras de expresarse, y cuando ya pueda rascarme un huevo (bola, en venezolano) seré doblemente feliz... Nunca creí que me pondría feliz por tantas tonterías...

Jose:
¡Pobre José María Pemán que hasta tú reniegas de él! Pero bueno, una "inmoviliaria" la comete cualquiera, porque se ve que no te has enterado que Rumania ya forma parte de la Unión Europea... Y Claro que El Mulo está en mi casa, junto a todos los libros que puedes y debes robarte de mi biblioteca caraqueña. Apenas recuerdo el argumento, y sólo puedo decirte que me gustó mucho y que siempre he soñado con repetir el experimento: pagarle a un cura y obligarlo a escribir mis memorias mientras me sabe a mierda todo lo que tenga que ver con perdón y redención.
Coño, hasta me gustaría releerlo...

Abrazote!!

Anónimo dijo...

Juan se te olvidó contestar una de las preguntas de Jose....¿cuándo vas para Caracas?
Jose, por cierto, yo voy a estar en agosto (del 3 al 26). Dile a Sergio para vernos.

Choza

José M. dijo...

Choza, Claro, avísame por Facebook cuando llegas y unos teléfonos de contacto!

Juan Ignacio dijo...

Jose y Choza:

Pues no sé cuando iré a Caracas. Tal vez, si todo va bien, vaya en diciembre. Y Jose, me dijeron que Patricia está en Caracas por lo de su sobrino. ¡Qué vaina!

¡Cuídense los dos!

fernando dijo...

muy de pinga esto que escribiste, juanete. te das cuenta de cuanto jugo te ha dado la pobre mano escoñetada? y cuantas vainas positivas? Claro, casi que te quedas sin ella, pero ...nimiedades.
Y jose m, que bueno el poema de Pavese. Cuando vivia en Torino me quede unos dias en el hotel Roma, donde se suicido. Seria por sugestion, pero me la pase escribiendo (unas vainas acerca de musica para una pagina web -mira, web, !como hacia Popy! WEB!)