jueves, 21 de mayo de 2009

El Zorro era yo

A los cuatro años de edad vi por primera vez El Zorro, a blanco y negro, con el galán Guy Williams como Diego de la Vega, con el calvo Bernardo que se hacía pasar por sordo, con el caballo negro Tornado y con la inmensa panza del borracho Sargento García (¡era tan lindo cuando había borrachos en las series para niños!). El Zorro fue una de las bases de mi educación sentimental y también me ayudó a comprender que nunca sería un héroe justiciero: para ser un héroe justiciero hay que ser millonario, no trabajar nunca, salir por las noches disfrazado de negro, meterte en broncas y nunca salir herido o mal parado, destrozar medio pueblo y luego, al día siguiente, irte de paseo como si nada (sí, supongo que Batman terminó atrayéndome por las mismas razones). Además, en una época tan políticamente correcta como los años 50, no podía faltar que los malos fueran los malditos y despiadados españoles, quienes le jodían la vida a los pobres y sufridos gringos de Los Angeles y a los desadjetivados mexicanos de utilería que siempre se veían al fondo de cada escena.

Pero bueno, a mí me impresionó tanto ver El Zorro, que a mis cuatro años tomé un creyón negro y me puse a rayar las paredes de la sala, las solapas de los libros de la biblioteca e incluso, la parte de atrás de los portarretratos familiares con la gloriosa Z del Zorro.

Y mi mamá se enfadó mucho y recuerdo que me regañó y me castigó: durante días no pude tocar ni un lápiz, ni un bolígrafo ni un creyón, y mucho menos, ver El Zorro en la tele. Mis hermanos mayores, obviamente se rieron de mí hasta el cansancio.

Este post está dedicado a todos los viejos niños que en cualquier parte del mundo hicieron lo mismo que yo, y que tuvieron la suerte de tener hermanos menores y la inteligencia para echarles la culpa por lo que ustedes hicieron.

En italiano:



En francés:



En inglés:



Y en castellano:



P.D.: Otro día les contaré el día que me disfracé del Zorro.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Juan ¿tu no te acuerdas de unos disfraces del zorro que vendían en los 70? El disfraz venía con una espada de plástico con una punta roma. Yo creo que tuve varias. No sé como carajo mi hermano y yo no nos sacamos lo ojos jugando con esas espadas al Zorro. A falta de espadas de plástico usábamos los palitos de los ganchos de tintorería. Muchísimos años después conocí a una campeona de esgrima que, en una demostración con un florete de verdad, casi me ensarta un hombro. No es broma. (Mairím, si lees esto no te arreches. Sabes que es verdad, casi me matas, pero te perdono).

Hugo

richeranz dijo...

Los disfraces del zorro de los que habla hugo todavía existen y son muy populares, con espada estriada punta roma incluida. Pero creo que de la talla de uno no los hay. Bueno, de la talla de hugo probablemente sí.

Jose dijo...

Chamo, sabes por que se acabó la serie de televisión?

Porque chavez le expropió la hacienda a don diego de la vega ...

bollito dijo...

tambien rayaste la parte de atras de los cuadros de toda la casa! (todavia tienen la Z que por cierto la hacias en espejo al reves)