jueves, 4 de noviembre de 2010

La poesía de las mudanzas

Muchas veces las mudanzas tienen algo maravilloso que hace que las cosas encuentren su lugar.

Evidentemente, cuando te mudas tienes que limpiar, pintar, armar muebles e instalar todas esas cosas.

Pero, ¿qué importancia tiene eso cuando eres testigo de cómo todo encuentra su lugar?

Y cuando digo su lugar, digo exactamente eso: su lugar.

Tantos años para descubrir, al fin, la poesía de las mudanzas. 

5 comentarios:

La KSB dijo...

bienaventurado el superhéroe.
Yo cada día que pasa les temo un poco más.
A las mudanzas, y a sus objetos.

Juan Ignacio dijo...

Gracias KSB... Es la primera vez que disfruto una mudanza, e incluso, la idea de disfrutarla me da un poco de miedo.

No sé, supongo que por primera vez no lo estoy viviendo como un drama y eso, para un venezolano telenovelero, es bastante raro.

Besos y abrazos!

Adriana dijo...

jajaja, tas creciendo Juan :)

CARAMELO dijo...

Cuando sea grande y millonaria pagaré para que me hagan las maletas y las mudanzas, me sentaré con una copa de vino, le leere poesía a mi asitontx de malestas,y sere muy feliz!!!!

P.D: espero que la otitis ya este superada, por qué nadie te advierte que cuando se enferman los hijos los padres tambien se enferman?Es lo peor!!!

Besitos y saludos a la familia!!!!

Juan Ignacio dijo...

Hola Caramelo!

Tardo en responder, pero da igual: gracias y muchos besos a tu familia también!