martes, 20 de julio de 2010

Los Stevens


Jerry Stevens nació con tortícolis congenita y por eso su rostro siempre estuvo torcido hacia el lado izquierdo. A los veintiocho años, solo, desesperado y sin enterarse de que tenía caspa sobre su hombro derecho, descubrió a una mujer que caminaba por la acera de enfrente de su casa. La chica iba en dirección contraria a Jerry y a éste le llamó la atención que ella se volteara y caminara de lado para poder ver hacia donde se dirigía.

Su nombre era Jacqueline Joe Harper y, alabado sea el Señor, también tenía una tortícolis congénita que la hacia mirar hacia el lado izquierdo. Ambos se casaron un año más tarde, en octubre de 1903, cuando al fin el reverendo Alfred Hope aceptó que pusieran bancos giratorios en el altar de la iglesia para que la pareja pudiera seguir la misa. Tuvieron cinco hijos: Jerry Junior, Joe Junior, Joe Jerry, Jerry Joe y Jacqueline Jacqueline. Todos con tortícolis congenita que hacía que sus rostros siempre estuvieran girados hacia el lado izquierdo.

Durante algunos años los Stevens se convirtieron en verdaderas estrellas dentro de las publicaciones científicas y fueron invitados a muchos congresos internacionales de medicina para hablar sobre la tortícolis congénita. A pesar de su fama, fueron muy celosos de su intimidad y la esperada publicación de una biografía escrita por Jacqueline Joe e ilustrada por Jerry Junior, se vio interumpida por un fatal accidente.

La familia entera, de visita en Londres, murió atropellada por un double decker bus que, como es costumbre en ese país, apareció por el lado derecho de la calle.

La policía sólo encontró un manojo de llaves, un mapa de Londres, un pequeño espejo y esta misteriosa foto en el bolsillo de la chaqueta de Jerry...



3 comentarios:

Adriana dijo...

Genial Juan, :)

mc dijo...

Wow Juan, me encanto esta historia, me atrapo por completo.
Las fotos antiguas son muy inspiradoras, verdad? Tengo un album con fotos antiguas de mi familia, y en medio de todas hay una foto de unas personas que no se quienes son, ni idea, pero son tan misteriosas que no puedo quitarlas del album familiar. Ademas es divertido mostrar el album a los amigos: "esta es mi abuela, este mi papa... y estos no se quienes son". Quizas deberia inventarles una historia.

Juan Ignacio dijo...

Gracias Chase, gracias Mc! No saben la alegría que me da el hecho de que ustedes me lean...

Y sí Mc, a mí también me vuelven loco las fotos antiguas y tengo mi colección familiar y además, un pequeña colección de fotos encontradas en la calle y compradas en mercados de pulgas.

Los desconocidos en las fotos son madrigueras de conejo sin estrenar. Yo les pongo nombre y les invento historias y la verdad es que me rio mucho.

El caso de esta foto, en cambio, es diferente. Lo único que sé es que realmente son la familia Stevens...

Besos!

Juan