viernes, 8 de febrero de 2008

La mano enyesada de Juan en... ¡Amo la música!

3 comentarios:

Jose dijo...

Mi querido Tarantiñón: Quien hubiera pensado que todo lo que se necesitaba para precipitar tu creatividad visual y fílmica era romperte la mano derecha al chocar contra una elefanta eskiando (esa es la versión oficial, no?). Quizas, si te hubieras roto la cabeza patinando en Los Próceres en 1999 habrías sido un magnífico carpintero y nunca te habrías ido a España ... Definitivamente, dios se manifiesta de extrañas maneras...

bollito dijo...

lo que trae el ocio!

Juan Ignacio dijo...

Y lo que trae las ganas de reírte cuando te duele la mano!!